jueves, 29 de marzo de 2007

Nuevas formas de emigración

El sábado pasado, un ciudadano español intentó, presuntamente, entrar en Estados Unidos en colchoneta. Como lo leen.

Su versión es que se tiró al río Niágara desde Canadá con la colchoneta y se quedó dormido. Cuando le encontraron estaba sobre un bloque de hielo (la colchoneta congelada), a unos 1500 metros río arriba de las Cataratas del Niágara. Fue rescatado por personal de seguridad de la central hidroeléctrica del Niágara, cerca de uno de los puntos de entrada de agua para las turbinas de la instalación.

La versión con la que me quedo es con la que escuché esta mañana en No Somos Nadie. Por lo visto, este hombre es de Bilbao, y ya se sabe cómo las gastan los de Bilbao: '¿Como, que no me bajo yo las cataratas esas con una colchoneta? ¡Joder, si me pongo hasta la subo a contracorriente, tu!'. En cuanto al frío reinante, para él sólo era algo de fresquete.

En fin, no sé cuántos españoles han sido merecedores del premio Darwin, pero éste ha estado a punto de ganarlo.

Para los que nunca hayan oído hablar de estos premios, aclarar que se dan a aquellos seres humanos que, textualmente, 'mejoran el genoma humano quitando su aportación de genes accidentalmente'.

Algunos de sus lemas:
  • Donde la evolución se estrella contra el suelo.
  • Muere y aprende.
  • El árbol de la evolución es auto-podable.
  • Todos mejoran el genoma, algunos por nacimiento, otros por defunción.
  • Selección natural en acción.
Enlaces: El Periódico, Premios Darwin.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home